Con LATAM, eclipse total por más de ocho minutos

Un vuelo especial de LATAM llevó a más de 50 de los principales científicos, expertos y fanáticos del eclipse para disfrutar la oscuridad total por más de ocho minutos al norte de Rapa Nui.

Ayer, el vuelo Eflight 2019-Max (LA 1296) despegó del aeropuerto de Rapa Nui, Isla de Pascua, y voló a la sombra del eclipse solar total a 12.500 metros de altura del océano Pacífico.

Con una velocidad de 900 kilómetros por hora, el Boeing 787-9 Dreamliner de LATAM persiguió el camino del eclipse, permitiéndoles a los pasajeros a bordo ver la oscuridad total por más de ocho minutos, triplicando los 2,5 minutos aproximadamente que duró en tierra.

El vuelo despegó a las 9.50 desde el aeropuerto Mataveri y voló hacia el noroeste por 2,30 horas para posicionarse en la trayectoria que recorrió el eclipse hacia el este, antes de volver a la isla con un tiempo de viaje total de 5,30 horas.

A bordo, LATAM llevó más de 50 viajeros de 10 países -en su mayoría, astrónomos aficionados y fanáticos de estos fenómenos- para experimentar el equivalente a tres eclipses solares totales en un solo avistamiento.

Uno de los pasajeros, el Dr. Glenn Schneider de Estados Unidos, astrónomo de la Universidad de Arizona, no solo ayudó planificar el vuelo, sino que también cumplió 35 avistamientos de eclipses solares totales, un record mundial Guinness.

“Como LATAM, tenemos un gran compromiso de mostrar lo mejor de Latinoamérica al mundo y estamos orgullosos de haber sido la aerolínea elegida por los principales expertos de los eclipses del mundo para perseguir este fenómeno en un sobrevuelo único por el Pacífico, despegando de la isla más remota del planeta: Rapa Nui”, dijo Yanina Manassa, directora de Clientes, LATAM Airlines Group.

Como uno de los tres grupos de aerolíneas más sostenibles del mundo, una prioridad para LATAM es reducir su huella de carbono. Por lo tanto, la compañía decidió compensar las emisiones del Eflight 2019-Max a través de un proyecto de reforestación en Madre de Dios, situado en la Amazonía peruana.

LATAM trabajó con T.E.I. Tours & Travek que organizó el viaje y científicos líderes por cerca de dos años, para planificar cada detalle del vuelo y predecir la trayectoria del eclipse e identificar la mejor ruta en la que debería volar un avión para experimentar el fenómeno, evitando las nubes y otros elementos del clima en tierra.