Cruce Andino o de cómo sentirse marino en la cordillera

Por Vasco Andariego

Hay distintas maneras de cruzar la cordillera de los Andes: por aire, por tierra y también por agua, navegando los grandes lagos patagónicos. Aunque esta sería una versión mixta, ya que los lagos no están unidos entre sí y hay cortos trechos que se hacen por tierra.

Se trata de una excursión conocida como Cruce Andino, que lleva adelante la empresa binacional (argentino-chilena) Turisur a través de tres hermosos lagos, conectados por cuatro tramos terrestres, y que van desde San Carlos de Bariloche en Argentina a Puerto Varas en Chile, y viceversa.

El viaje se hace todo el año (excepto el 1 de mayo porque es el Día del Navegante) y requiere un día para llegar de un país al otro, pero existe la alternativa de pasar una noche en Puerto Blest (Argentina) o Peulla (Chile), que sumaría un día más.

El programa completo, con partida desde Córdoba en vuelo de Aerolíneas Argentinas; una noche en Bariloche; la excursión; dos noches en Puerto Varas; navegación de regreso; otra noche en Bariloche, y el vuelo de vuelta, demanda cinco días y cuatro noches.

Día 1: Córdoba-Bariloche

El vuelo de AR sale de Córdoba a las 11.35 y, tras dos horas (o algo menos) arriba a San Carlos de Bariloche a las 13.35.

La tarde puede servir para pasear por la ciudad, cada vez más linda, y aprovechar las promociones que ofrecen las distintas fábricas de chocolate.

  

A la noche, es casi obligatorio visitar Cervecería Patagonia (ver http://checkinnews.info/2017/04/14/bariloche-un-circuito-chico-y-una-gran-cerveza/), en el bello Circuito Chico, a poca distancia del mirador Punto Panorámico.

 

Día 2: Bariloche-Cruce Andino–Puerto Varas

La partida es desde Puerto Pañuelo hacia Puerto Blest, en el nuevo catamarán Gran Victoria, con capacidad para 250 pasajeros, por las aguas del majestuoso lago Nahuel Huapi, con increíbles vistas del paisaje, bosques milenarios y las montañas que rodean el lago.

  

Luego de 1,15 horas de navegación se arriba a Puerto Blest, donde se desembarca para bordear en bus el río Frías, hasta Puerto Alegre.

 

 

Allí, nuevamente embarcados esta vez en el Victoria del Sur, con capacidad para 110 pasajeros, se emprende una nueva y corta travesía por el lago Frías, de verdosas aguas por los sedimentos volcánicos que arrastra el río del mismo nombre, y a la vista del imponente cerro Tronador, hasta Puerto Frías, donde se realizan los trámites de migración, ya que se deja territorio argentino.

 

El viaje continúa por tierra hacia Peulla, a través de la cordillera de los Andes, por un camino enmarcado por los densos bosques de la selva valdiviana.

Promediando el recorrido se alcanza el límite entre ambos países, establecido en el punto divisorio de aguas. Una especie de glorieta levantada con troncos y uno de estos en el piso, justo donde se dividen las aguas (cuando llueve, en ese punto justo se ve deslizar el agua hacia uno y otro lado), marca el límite.

 

En Peulla se hace el ingreso a Chile, con el trámite de migración y aduana. El equipaje es revisado por los funcionarios chilenos para evitar que se introduzcan frutas, verduras o alimentos cárnicos. Chile es un país libre de pestes y por eso es el celo que ponen en la inspección del equipaje.

 

 

Una vez a bordo de la embarcación, se zarpa hacia Petrohué navegando el lago Todos los Santos. El último tramo, terrestre, cubre desde Patrohué bordeando el lago Llanquihue, el segundo más grande de Chile, hasta Puerto Varas.

 

 

Día 3: Puerto Varas

A orillas del hermoso lago Llanquihue se encuentra Puerto Varas, conocida como “la ciudad de las rosas”.

Por la hora de llegada, alrededor de las 20, el traslado se hace directamente hacia el hotel de alojamiento.

 

En Puerto Varas, además de recorrer a pie la coqueta y pequeña ciudad, con perfil de pueblo costero, se recomienda un trekking (de nivel medio) por el Parque Nacional Alerce Andino.

 

Es una caminata de 4 km por la selva valdiviana, rodeados de árboles de gran porte y helechos que crecen de manera voluptuosa, ayudados por el promedio de lluvias de la zona de entre 3.000/4.000 milímetros por año.

 

Al final del sendero, el esfuerzo se ve premiado con las maravillosas vistas de los saltos del río Chaicas y el enorme alerce de más de 3.000 años.

 

Otra alternativa es hacer un corto viaje desde Puerto Varas hasta Puerto Montt (22 km), que cuenta con una nutrida oferta comercial y se puede aprovechar para hacer compras a precios sumamente convenientes.

Día 4: Puerto Varas-Cruce Andino- Bariloche

Se realiza el mismo recorrido que a la ida, pero en sentido inverso, por tierra y por los mismos lagos, hasta arribar a Puerto Pañuelo, en San Carlos de Bariloche.

Día 5: final de los servicios y regreso a ciudad de origen.

Relacionadas:

http://checkinnews.info/2017/05/05/donde-alojarse-en-el-cruce-andino/

http://checkinnews.info/2017/04/14/bariloche-un-circuito-chico-y-una-gran-cerveza/

Para agendar:

Tarifas para residentes argentinos: U$S 220 por persona, regreso sin cargo. En temporada baja, mayo y junio, U$S 180 por persona, regreso sin cargo.

Menores: hasta 2 años sin cargo; 2 a 12 años, pagan el 50%, y de 12 años en adelante pagan 100%.

El Cruce Andino opera todo el año con salidas desde Bariloche a Puerto Varas en Chile y viceversa, excepto el 1 de mayo por ser el Día del Navegante.

E-mail de reservas: reservas@turisur.com.ar

En Internet: www.cruceandino.com

Pasaje aéreo: con Aerolíneas Argentinas, Córdoba / Bariloche / Córdoba, desde $ 6.609 precio final con tasas e impuestos.

 

 

 

 

The following two tabs change content below.

Vasco Erramouspe