La apasionante New Orleans, después del Katrina

En New Orleans, la ciudad más grande de Lousiana y el puerto más importante del río Misisipi (en inglés Mississippi), todo es before Katrina and after Katrina, es decir, antes y después del huracán Katrina.

Y no es para menos: el huracán que asoló la ciudad en 2005 hizo que, de casi 344 mil habitantes quedara solo la mitad; el resto fue evacuado o murieron víctimas de la inundación.

Según cifras de hace dos años, actualmente la población es de más de 378 mil habitantes, con más del 60% afroamericanos (eufemismo para no decir de raza negra). El resto se reparte entre blancos (33%) y asiáticos (3%).

Pero bueno, desastres naturales al margen, me tocó conocer esta New Orleans de hoy y, la verdad, es una ciudad apasionante. Sin exagerar, la pasión se descubre en sus calles; en la gente; en la música; en los bares y pubs y restaurantes y casas de comida rápida.

Y si hablo del Barrio Francés (French Quarter), puedo decir que la pasión llega casi al desenfreno pero, eso sí, sin ninguna manifestación de violencia. Es como la alegría llevada al paroxismo, pero sin motivos para pelearse ni discutir con nadie. Todos se divierten, cada uno a su manera, y también muchos se emborrachan, cada uno a su manera; y otros bailan en la calle, arrojan collares (los collares, siempre presentes) desde los innumerable balcones, cantan a coro o simplemente pasean, mirando y admirando ese eterno carnaval que excede al tradicional Mardi Gras (o “martes graso” si lo traducimos textualmente), que se celebra el martes anterior al miércoles de ceniza.

Y como dije antes, si más del 60% de la población es de raza negra, nada cuesta imaginar que la música “se lleva en la sangre” y se expresa en los movimientos. Los negros bailan, cantan, hacen música y viven según el mandato de sus genes, y a todo eso lo hacen bien. También trabajan, no es cuestión de pensar que son unos vagos, pero a la hora de la diversión, son protagonistas.

Y si alguna duda cabe, vale recordar que fue la cuna de Louis Armstrong, Wynton Marsalis, Lil Wayne (rapero) y Phil Anselmo, entre otros músicos mundialmente reconocidos, y escritores de la talla de Tennesse Williams.

Si nos dejamos llevar por la palabra de Stephen Schulkens, exmúsico, experiodista y hoy guía turístico, que nos condujo en una visita guiada, en New Orleans no solo nació el jazz, sino hasta la música country.

Y si nos descuidamos, Stephen nos convence de que la cumbia colombiana y el tango también tuvieron origen allí (esta es una exageración, pero acorde al calibre de la pasión del guía).

Pero la ciudad también es multicultural, con influencias afroamericana, latinoamericana, española y francesa, por lo tanto, su música, sus fiestas y su cocina reconocen esas influencias.

Así, el mencionado Mardi Gras, el Jazz Fest o el Sugar Bowl son convocantes y ubican a New Orleans en el circuito turístico.

Si me preguntan si es un destino recomendable, digo que sí, sin dudarlo. Quizá no para una larga estadía, pero sí para tres o cuatro noches. Con eso alcanza para ver lo más lindo y digno de conocer. Claro que hay “imperdibles”… (http://checkinnews.info/2016/06/28/la-fauna-de-new-orleans/)

 

 

Para tener en cuenta

  • Copa Airlines te lleva desde Córdoba a New Orleans, con escala en Panamá. La escala es un poco larga, 12 horas, pero se puede salir del aeropuerto de Tocumen y visitar, por ejemplo, las esclusas de Miraflores en el Canal de Panamá o hacer una visita a un shopping. El vuelo sale de Córdoba a la 01.49 y arriba a Panamá a las 06.20 (08.20 hora local); parte hacia New Orleans a las 18.35 y llega al aeropuerto Internacional Louis Armstrong a las 22.27. Tarifa: U$S 1.452,06 (publicada en la web).
  • La diferencia horaria con Córdoba es -2 horas.
  • Tené la precaución de llevar un paraguas, una capa o un rompeviento impermeable, porque suele llover seguido.
  • En esta época el clima es húmedo y caluroso, llevá ropa liviana y calzado acorde. En invierno, el clima no es frío como acá, hay días de 15º/18º por la mañana, pero luego la temperatura sube.
  • La zona hotelera está toda concentrada muy cerca del Barrio Francés. A nosotros nos tocó en suerte el hotel Crowne Plaza, ubicado en Canal St 739, a escasos 20 metros de Bourbon St. Tiene un balcón (para fumadores) en el 2º piso, que da sobre esta última calle y dobla en la esquina. Especial para ver pasar “la fauna” local (http://checkinnews.info/category/blog/vasco-andariego/).
  • Para moverte en el Barrio Francés, podés tomar una bicitaxi, que cobran un dólar por block (o por cuadra).

 

 

Notas relacionadas

 http://checkinnews.info/2016/06/28/las-10-cosas-que-no-se-pueden-dejar-de-hacer-en-new-orleans/

http://checkinnews.info/category/blog/vasco-andariego/

http://checkinnews.info/2016/06/28/los-numeros-del-ipw-2016/

 

 

The following two tabs change content below.

Vasco Erramouspe