Como en el Once, pero en Sri Lanka

Silvina Pini, la autora de la nota sobre Doha, capital de Qatar, y su compañero de viajes  (y algo más…), Mario Cherrutti, un maestro con la cámara fotográfica, estuvieron visitando Doha, Sri Lanka y Maldivas. Un viajecito, que si bien suena a lejano y muy exótico, no es tan inaccesible.

Pero, como Andariego que soy, tengo amigos y contactos en muchos sitios y le cupo a Silvina la mala suerte de haber sido vista por uno de esos  “dateros”, en Sri Lanka.

Me dice el informante que el último día Silvina descubrió el mercado de telas, a precios increíbles, enloqueció y, literalmente, entró en frenesí de compras.

Cuenta el testigo que Mario luchó denodadamente contra el vendedor y con su “algo más” para lograr sacarla de la tienda, convertida en una extraña mezcla de ekeko oriental y clienta del Once, con sus bolsas llenas de telas y saris.

Ahora, si la oferta es algodones, linos, sedas, 100 por ciento naturales y el metro (en el caso del algodón) cuesta solo 14,50 pesos de los nuestros (1 dólar de hoy), se la entiende a Silvina, está justificada.

Además, mi informante escuchó que le decía a Mario: “Es que me acordé de todas mis amigas y parientes mujeres”.

Atención, amigas y parientes mujeres: trajo 25 piezas de género, tres saris de seis metros y mucha ropa.

modelo

The following two tabs change content below.

Vasco Erramouspe